sociedad de estudios e investigaciones filosóficas

 
 

Los problemas y la filosofía de la momentaneidad










“Los eventos exteriores conflictivos , penosos, dolorosos , violentos, etc., jamás serían tan importantes como el modo de reaccionar frente a los mismos. Lo que cuenta en los estudios gnósticos, si es que realmente deseamos aprender a solucionar problemas, es enfrentarse a cada acontecimiento con una actitud psicológica correcta  y esto requiere plena atención a lo que ocurre fuera y dentro de nosotros mismos. Es obvio que quienes una y otra vez se identifican con las siempre cambiantes circunstancias, jamás aprenderán a resolver los múltiples problemas que agobian su existencia.”




"Toda persona que tenga Ego o Yoes, estorba en todas partes, perjudica, se daña a sí misma y daña a los demás.


Quien tenga Ego, es un problema para sí mismo y para sus amigos

Cualquier persona con Ego o Yoes, es como un barco en ruinas: navega por el océano de la vida cargando su miseria".


                 -Samael Aun Weor, "Pistis Sophla" develada.-

Seminario de Trabajo Esotérico y Gnóstico sobre Nosotros Mismos.

lectura complementaria:


TEMA: LOS PROBLEMAS Y LA FILOSOFÍA GNOSTICA

DE LA MOMENTANEIDAD


Para los efectos del presente Seminario, conviene advertir que el trabajo no es un catálogo de ética, ni tampoco un compendio de normas de moral y de buenas costumbres que uno deba seguir al pié de la letra...

Si eso fuera así, la Gnosis quedaría convertida en una teoría más del intelecto, en una simple creencia...

Desgraciadamente estamos muy habituados a suponer que los cambios o transformaciones pueden lograrse desde afuera, es decir, inducidos de afuera hacia adentro, pero la cruda realidad es absolutamente distinta, porque las causas de lo que llamamos "problemas" es tan dentro de nosotros mismos...

Ciertamente, es uno mismo, la persona psico-física, la causante de sus propias dificultades, sinsabores, amarguras, desdichas, infortunios, pleitos, enemistades, sufrimientos, enfermedades y así sucesivamente...

Desde este punto de vista gnóstico, resulta ilógico y absurdo querer resolver los problemas de los demás sin antes haber re suelto el problema de nuestra propia vida...

Esto no es difícil de entender, pues ¿cómo podríamos comprender a otros si nosotros mismos no nos comprendemos? ¿O cómo vamos a orientar a los demás si nosotros estamos confundidos? ¿ O cómo pretendemos establecer un orden social nuevo si en nuestra casa interior impera el desorden?

Veamos qué ocurre a nuestro alrededor, en el medio ambiente familiar o de trabajo donde nos desenvolvemos. Uno quisiera que los parientes o los compañeros de trabajo tuviesen un  comportamiento correcto, que no causaran problemas, que siguieran los cauces del buen ciudadano, del marido o de la esposa ejemplar, del hijo o de la hija excelente, esto es: que andarán por la vías del trato amable, de la veracidad, de la fidelidad, de la honestidad, de la sencillez, de la humildad, de la comprensión, etc. Pero, reflexionemos un poco: ¿de dónde van a sacar, quienes a diario nos rodean, esas virtudes o valores del alma, únicos capaces de darle bases sólidas a las instituciones sociales  (entre ellas la de la familia)  y de permitir la con vivencia fraternal, armoniosa y equilibrada?


Precisamente los habitantes del planeta Tierra estamos metidos en gravísimos problemas porque, entre otras cosas, son millares de millones los SOÑADORES que suponen que mediante las buenas intenciones, o con las recomendaciones y buenos consejos, o con la prédica religiosa o simplemente moralista, podemos cambiar nuestra manera de ser y la conducta externa...

Así piensan, lamentablemente, los psicólogos, sociólogos, maestros, profesores, padres de familia y en general todos los que de una u otra forma se ocupan del estudio y mejoramiento de la conducta humana.

Sin embargo, a pesar de tan nobles y teóricos propósitos , allí están los hechos hablando por sí mismos: el planeta está contaminado, sometido a una lenta y espantosa agonía  y allí están las conciencias, también contaminadas por el "Yo" de la psicología, provocando odios entre padres e hijos, incomprensiones y divorcios entre las parejas .que se casan hoy y se separan mañana  y provocando además conflictos entre el capital y el trabajo, robos de las arcas públicas, drogadicción, alcoholismo , crueldad extrema y así hasta la saciedad, al punto que nos encontramos al borde de un colapso definitivo de la economía y el surgimiento de la tercera guerra mundial...

Afirma el Maestro Samael (en "La Gran Rebelión", cap. 2) que "la humanidad no sabe vivir", que "se ha degenerado espantosamente y se ha precipitado al abismo".


¿Qué significa "no saber vivir" y cuáles son las causas de la degeneración? Eso es lo que intentamos descubrir, siguiendo las leyes y ordenamiento del trabajo sobre nosotros mismos...

"Auto-conociéndonos, viendo lo que somos interiormente, descubriremos la puerta de la auténtica libertad" y de hecho resolveremos los problemas que agobian nuestra existencia...

La razón es obvia: si uno desconoce cómo funciona la Ley del Péndulo en los cinco centros de su propia máquina orgánica, hoy resuelve determinado problema  (o cree resolverlo) y mañana ese evento o suceso vuelve a reincidir, torna a repetirse la misma situación conflictiva, penosa, dolorosa, angustiosa, etc..aparentemente con otras modalidades...


"En un extremo  del Péndulo está la alegría y en el otro el dolor; todas nuestras emociones, pensamientos, anhelos, deseos, etc., oscilan de acuerdo con la Ley del Péndulo".

"Esperanza y desesperación, optimismo y pesimismo, gozo y dolor, triunfo y fracaso, ganancia y pérdida, corresponden, ciertamente, a los dos extremos del movimiento pendular".

Esa inestabilidad o RELATIVIDAD de la vida mecánica provoca inevitablemente desasosiego, miedo, incertidumbre y muchas otras emociones negativas que nos llevan a calificar de "problemas" lo que  en determinado momento está sucediendo...


Sintetizando diremos que no sabemos vivir porque IGNORAMOS qué está sucediendo en el lado interno de nosotros mismos, porque no nos auto-conocemos e invariablemente somos víctimas de las circunstancias...


Después del placer, queramos o no, viene el dolor. Hay sufrimiento en el placer y desde luego, hay sufrimiento en el dolor...


Lo que nos hace padecer, es exactamente lo que denominamos "problema".


Por experiencia directa uno debe comprender sus propias ACTITUDES PROBLEMÁTICAS, porque  (y esto es lo importante) el problema es UNO MISMO...

Hay problemas económicos, políticos, sociales, familiares, de enfermedad, etc. Realmente, los problemas son múltiples y variados...

Nuestra vida individual gira dentro de la "Rueda del Samsara" y dentro de esa Rueda estamos aprisionados...

Dentro de esa Rueda de la Vida está la ESPIRAL o "CARACOL DE LA EXISTENCIA".

Puede suceder que nos encontremos en espiras muy bajas de dicho "CARACOL"  y que a causa de ello tengamos terribles problemas sentimentales, económicos y de otra índole...

Los problemas, entonces, son exclusivos de la "Rueda del Samsara" y nunca tendrán una solución final, a menos que logremos la LIBERACIÓN TOTAL, es decir, que mediante la revolución gnóstica de la conciencia pasemos más allá de la relatividad existencial del Universo...


Entretanto lo que procede es estudiar y comprender todo lo concerniente a la mecánica viva de la LEY DE RECURRENCIA y  también lo que atañe a la LEY DE CAUSA Y EFECTO...


Los hechos demuestran que el elemento psicológico que genera problemas es el Ego, el "Yo", el "mi mismo"...


Los "Yoes" o "agregados psíquicos", viva personificación de nuestros defectos psicológicos, RECURREN en los mismos errores, repiten incesantemente los mismos hechos, palabras, sentimientos, pensamientos , etc...

La recurrencia o reincidencia de los múltiples "Yoes", además de mecanicista e inconsciente, constituye una TRAMPA en la que la persona psico-física (uno mismo) vuelve a caer, añadiéndose las consecuencias Kármicas...

Los enredos o problemas que el Ego genera, no sólo dañan a la persona psico-física (a uno mismo), sino que además envuelven y contaminan a quienes nos rodean...

Ejemplo: hay quienes se consideran "buenas personas",pero no obstante causan daños a los familiares, amigos y compañeros de trabajo con sus actitudes grotescas, con sus pésimos hábitos, con sus iras, odios, resentimientos, gritos destemplados, mentiras, infidelidades, fraudes o incumplimiento de la palabra, ironías,  sarcasmos, etc., etc., etc.

En suma, el Ego se amarga la vida y por añadidura se la amarga a los demás...

El estudiante de la Gnosis debe comprender todo esto, a fin de no perder parte de la conciencia y de la vida con cada problema con el cual se identifica  y también para no causar daños al prójimo...

RESOLVER PROBLEMAS, en principio, implica aprender a vivir de acuerdo con la "Filosofía Gnóstica de la Momentaneidad", tema del cual nos ocuparemos a continuación...

LA FILOSOFÍA GNÓSTICA DE LA MOMENTANEIDAD

PLANTEAMIENTO BÁSICO:


"Aprender a vivir de instante en instante, de momento en momento, sin preocupaciones de ninguna especie, sin formarse problemas, es lo más recomendable.

Cuando uno aprende a vivir de segundo en segundo, sin proyectarse hacia el futuro y sin las cargas dolorosas del pasado, ve la vida desde otro ángulo, la mira en forma diferente".

-Samael Aun Weor, conferencia titulada "Cómo resolver los problemas".


Escribe el Maestro Samael Aun Weor, en su libro "La Gran Rebelión" (capítulo 7): "La vida se desenvuelve de instante en instante y cuando la capturamos para analizarla, la matamos".

Se está refiriendo el Maestro a la VIDA UNIVERSAL, íntimamente ligada a nuestra vida particular...

La Vida Universal está regida por la CONCIENCIA CÓSMICA, de la cual nuestra conciencia individual es una pequeña parte...

Esa realidad de la Vida Universal fluye libremente, de momento en momento, dentro de un ETERNO AHORA, con todos sus procesos de nacimiento, crecimiento, reproducción, envejecimiento y muerte...

Nuestra vida individual también debería transcurrir libremente, de momento en momento, pero desgraciadamente el EGO es un nudo que impide el libre fluir de la Energía Cósmica o Divinal...

Es obvio que si el Ego no existiera dentro de nosotros, podríamos ver, oír, oler, gustar y palpar al mundo Tierra  (y todo lo que él contiene)  tal cual es, con sus siete dimensiones, colorido, luminosidad, belleza, etc.

Al respecto es necesario entender que la Vida Universal tiene un orden, un equilibrio y una armonía sostenida por el poder del Verbo, de la Música...

Dice el Maestro Samael que “En otros tiempos el cuerpo físico era una caja de resonancia que vibraba con la Gran Armonía Universal.”

En esos tiempos felices de la historia humana, la Esencia aún no estaba embotellada entre el Ego  y de consiguiente tampoco existían los problemas que hoy amenazan con extinguir la vida sobre la Tierra...

El Ego, en sí mismo, es el resultado del desorden, de la violación de la Ley Divina...

De modo que, los problemas surgen por la violación de las leyes naturales y de las leyes trascendentales...


Cuando, por ejemplo, los científicos y tecnócratas rompen el equilibrio natural, violando leyes que desconocen, surgen los problemas ecológicos, la Naturaleza entra en involución extrema o Entropía...

Similarmente, cuando por abuso e ignorancia violamos las leyes biológicas que rigen al cuerpo físico, surgen problemas en ese vehículo, vienen las enfermedades...

En nuestro mundo interior o espacio psicológico, el Ego provoca tremendos desórdenes que externamente rompen la armonía y el equilibrio sociales decir, produce problemas de diverso tipo...

Estamos, pues, psicológicamente enfermos, tenemos una psiquis anormal , somos un problema viviente.

Aún estando solos, tenemos conflictos o problemas consigo mismos porque carecemos de paz interior...

El "Yo", el Ego, el "mi mismo", es ayer, es pasado y sus temores le obligan a realizar proyectos mentales con miras hacia el futuro...


El "YO MISMO", en consecuencia, está incapacitado para vivir el momento, porque siempre vive soñando con el pasado o con el futuro...


Sólo la Esencia anímica puede ayudarnos a vivir de instante en instante, de momento en momento. Sólo lo que tenemos de alma puede capturar la realidad de la vida libre en su movimiento...

Los recuerdos acumulados en la memoria mecánica nos convierten en personas complicadas y difíciles que basan sus actuaciones en lo que hemos leído, en lo que otros nos han dicho  y en general en base a la falsa educación recibida...

El Ego, expresándose a través del centro intelectual, cuando observa cualquier fenómeno; natural o cualquier evento o persona, no está viendo la realidad del fenómeno ni el hecho o persona, sino que se está escuchando a sí mismo, TRADUCIENDO lo observado de acuerdo con sus conceptos u opiniones...

Para vivir el momento, es requisito indispensable ATENCIÓN PLENA en el evento exterior y en el estado anímico  que en ese preciso instante nos gobierna...


Permaneciendo en ESTADO DE ALERTA, auto-observándonos inteligentemente, podemos detectar que LO QUE ESTAMOS VIENDO NO ES LOQUE ESTAMOS PENSANDO...

Coloquemos un ejemplo. Supongamos que estamos viendo a una persona que "nos cae mal". Evidentemente, en ese estado equivocado, en modo alguno podríamos observar a la persona tal como es; únicamente estamos proyectando sobre ella las opiniones de algún Ego que no simpatiza con la redicha persona...

La auto-observación, correctamente efectuada, nos permite SENTIR las distintas voces que en nuestro entendimiento surgen, el mal sabor que ese evento nos produce y cómo internamente estamos tratando muy mal a esa persona que no nos simpatiza...

Quienes nada saben ni quieren saber del trabajo interior, generalmente riñen con las personas con quienes antipatizan, o les hacen desaires, o les hacen perder el oficio, empleo o profesión, llevando ese ODIO y ANIMA ADVERSIÓN hasta familiares y amigos de quienes rodean a esas personas. Es decir, los "YOES DE LA ANTIPATÍA" fomentan problemas que incluso pueden terminar en hechos sangrientos...

Pongamos otro ejemplo, con el propósito de ilustrar este temario relacionado con los problemas...

Supongamos que un familiar se enferma o tiene determinado inconveniente. De inmediato, por no saber vivir el momento, nos asaltan los "YOES DE LAS PREOCUPACIONES" y nuestro centro intelectual y nuestro centro emocional quedan dislocados, hasta el extremo de desesperarnos, de abatirnos e incluso de llorar...

¿Qué está sucediendo realmente? ¿Por qué en esos momentos sen timos que el problema no tiene solución? Simplemente, porque estamos actuando inconscientemente, mecánicamente; estamos a merced de múltiples "agregados psíquicos" que gustan de formarse problemas, que están habituados a preocuparse...

La PREOCUPACIÓN, en efecto, es un hábito de mal gusto, adquirido por simple imitación, porque desde niños aprendimos a preocuparnos, tal como lo vimos en nuestros padres y mayores...

El hecho es que "todo problema ha sido creado por la mente sensorial y existe mientras la mente lo sostenga".

Esas FORMAS MENTALES EGOCÉNTRICAS, que nos llevan a calificar de "problemáticos" ciertos eventos o sucesos externos, sólo pueden eliminarse  mediante la comprensión de fondo y con la ayuda de nuestra Divina Madre particular, individual...

Debemos reflexionar en la transitoriedad de las ideas, de los hechos y de las personas, porque finalmente TODO PASA y todas las preocupaciones, disgustos, sufrimientos mecánicos, llantos, rencillas, etc., quedan atrás, en el tiempo, sin habernos reportado ninguna utilidad...


Aplicando sobre sí mismos las directrices del trabajo, poco a poco vamos solucionando nuestros propios problemas...

En todo caso, el primer paso consiste en observar la mente...


Una guía o pauta a seguir, la proporciona e] Maestro Samael en su "Tratado de Psicología Revolucionaria" (capítulo 3).

Dice el Maestro: "Una persona que se encuentra desesperada por algún problema sentimental, económico o político, obviamente se ha OLVIDADO DE SI MISMA. Tal persona, si se detiene un instante, si observa la situación  y trata de RECORDARSE A SI MISMA; si luego se esfuerza en comprender el sentido de su actitud, si reflexiona un poco y piensa en que todo pasa, en que la vida es ilusoria, fugaz  y en que la muerte reduce a cenizas todas las vanidades del mundo; si comprende que su problema, en el fondo, no es más que una llamarada de petate, un fuego fatuo que pronto se apaga, verá de pronto, con sorpresa, que todo ha cambiado"...

La experiencia nos demuestra que al surgir algún evento desagradable, algún obstáculo o inconveniente, de inmediato la mente comienza  a razonar sobre el problema y esa CHARLA INTERIOR obra como un narcótico que hipnotiza aún mas la conciencia y obscurece la comprensión de aquello que nos está aconteciendo...

El batallar de la mente, gobernada como ya se dijo por la Ley mecánica del Péndulo, agranda los problemas y alimenta el miedo o temor que entonces se apodera del centro emocional inferior y lo controla...

Los pensamientos negativos y las emociones inferiores, en vez de solucionar problemas lo único que logran es complicarlos más y más, hasta hacerlos prácticamente insolubles, o por lo menos alargan en el tiempo sus soluciones...

En otros términos: mientras más generemos conceptos u opiniones sobre determinado problema, en esa misma medida los problemas se complicarán...

Obsérvese  lo que sucede entre las parejas y en los núcleos familiares...

Cuando allí surgen problemas, a veces por motivos de celos o cosas simplemente baladíes, los insultos no se hacen esperar, cada quien comienza a emitir opiniones de la peor manera posible, esto es: con gritos, alaridos, etc., quedando luego los resentimientos, los traumas psicológicos, los miedos, las desconfianzas, los recelos y de manera global, queda el DESAMOR, la carencia de afectos ...


Por vía de franca experimentación, los estudiantes gnósticos debemos aprender a reflexionar, a pensar con profundidad y atención plena, buscando después, dentro de nosotros mismos, las soluciones de nuestros múltiples problemas...

La CONCIENCIA DESPIERTA sí sabe, pues, vivir de instante en instante y de hecho sí sabe solucionar cualquier situación conflictiva que se nos presente...

La Esencia, en sí misma, posee las virtudes o valores de la PACIENCIA y de la SERENIDAD, necesarias para poder resolver victoriosamente cualquier problema...

La Esencia o fracción de Alma Humana, jamás se olvida de sí misma, jamás se olvida de propio Ser...


El Ego, por el contrario, dado que es inconsciente y subjetivo, ignora que el REAL SER INTERIOR (siempre de acuerdo con la LEY DIVINA) puede ayudarnos a solucionar conflictos o problemas...


Eso que el Ego llama "soluciones", resultan siempre superficiales, no resuelven el problema de fondo, porque una y otra vez el "Yo" de la psicología acaba con los mejores proyectos sociales, económicos y políticos...


Sobre cómo aprender a vivir de instante en instante, ya había hablado Jesús, el Gran Kabir. "Vosotros (leemos en el Evangelio de Lucas), no os preocupéis por lo que habréis de comer ni por lo que habréis de beber, ni andéis en ansiosa inquietud"... Y luego añade el Maestro de Maestros: "¡BASTA A CADA DÍA SU AFÁN!"


Este pasaje del Nuevo Testamento, en el que queda expresada la Filosofía Gnóstica de la Momentaneidad, se refiere con exactitud a la puesta en práctica de una ACTITUD PSICOLOGÍA CORRECTA, al estado anímico o conscientivo que cada persona debe adoptar frente a determinados eventos dolorosos, conflictivos, problemáticos, o simplemente PREOCUPANTES, como es el caso específico del temor al mañana, de inquietarnos por lo que habremos de comer o de beber, o por la ropa que habremos de colocarnos sobre el cuerpo, etc.

Cada día tiene su propio AFÁN, cada instante tiene su particular significación que no es posible percibir mientras vivamos llenos de ansiedades y preocupaciones inútiles...


"Aprender a vivir de instante en instante, sin formarse problemas", es, en fin, un arte y una ciencia que exige más corazón que cabeza, es decir, requiere de una EMOCIÓN SUPERIOR y de una GRAN COMPRENSIÓN que sólo trabajando sobre nosotros mismos podemos adquirir...

Quienes no trabajan sobre sí mismos aquí y ahora, en este preciso instante MATAN LA VIDA queriendo comprenderla con el puro intelecto, o lo que es igual: no viven sino que sobreviven...

Existir de cualquier modo, sobrevivir, inevitablemente conduce a la infrasexualidad, o sexualidad animalesca y bestial, con la que se pretende ahogar el tedio insoportable de una existencia no comprendida, o ya conduce hacia la droga dicción, el alcoholismo, la codicia, la ambición, etc.

Las angustias y tristezas de la humanidad del siglo veinte revelan que dentro de las multitudes falta el Ser, que están demasiado lejos del GRAN CONSOLADOR, es decir, del CRISTO INTIMO...

Todo esto es lo que los estudiantes gnósticos debemos estudiar y luego comprender...


                              Reflexiones en voz alta...


1-  El miedo obliga a ocultar la realidad de lo que psicológicamente somos, fortaleciendo de ese modo al "Yo" fariseo...

2-  Entiéndase por FARISEÍSMO el supuesto mental y el equivocado sentimiento de que "uno no es como las demás personas",
que "uno es sincero, noble, caritativo, servicial, valiente, humilde", etc., y que, desde luego, "los demás son unos incomprensivos, desleales, perversos, bribones y así sucesivamente...

3-  El "Yo" fariseo, en consecuencia, se toma de la mano
con los  "Yoes"  del orgullo y de la vanidad, vale decir, por
miedo al "qué dirán" finge o aparenta ser lo que no es...

4-  Así los hechos, el miedo impulsa a codiciar las virtudes de los santos, a codiciar no ser codiciosos por temor a las llamas del infierno, o bien para no ser menos que los demás...

5-  Y he aquí que, también, el "Yo" miedoso establece transacciones o enlaces con el "agregado psíquico" de la ambición...

6-  La ambición tiene como resorte secreto al "Yo"  de la
envidia y la envidia, en el fondo, es miedo de no poseer lo que
los demás sí tienen. Al propio tiempo, esos temores envidiosos

producen aflicción, pesar, descontento o rabia, etc.

7-  El miedo desea, pues, que a su alrededor haya paz  y
tranquilidad, ambiciona  (por simple PEREZA) que nada perturbe
sus sueños, lo que él quiere...

8-  El miedo, en suma, aborrece los "gimnasios del dolor"

que la vida nos ofrece, imposibilita la cabal comprensión  de los sublimes postulados del gnosticismo universal, llevándonos hacia la puerta falsa del escape, de la huida, de la evasión...

9-   Las complejidades psicológicas del "Yo" del miedo son
difíciles de observar, comprender y eliminar porque, entre otros
muchos males, no deja que la escasa VOLUNTAD-CONSCIENCIA  que
tenemos entre en acción...

10-  El derroche, la usurería o avaricia, el egoísmo que todo lo quiere para sí, la ausencia de FE CONSCIENTE y la falta de CARIDAD para con el prójimo, los latrocinios, la carencia de ANHELOS HUMANÍSTICOS y de manera global todas las miserias y ruindades inhumanas, tienen su causa-raíz en las múltiples facetas del "Yo" miedoso...

11- De hecho, al destruir sin compasión alguna el perfume
de la amistad y la fragancia de la sinceridad y de la cortesía,

el "Yo" cobarde se erige en el peor enemigo que hoy tienen el individuo y la sociedad...

















 

LOS 4 PILARES

APARTADOS de interés