sociedad de estudios e investigaciones filosóficas

 
 
La disolución del Yo








Es necesario comprendáis a fondo la necesidad de disolver el yo. Quien no trabaja en la disolución del yo, en cada existencia se va degenerando más y más...

Es necesario comprender la necesidad de trabajar con los tres factores de la revolución de la conciencia, si es que realmente queremos la auto-realización de fondo. Si excluimos cualquier factor de la revolución de la conciencia, el resultado es el fracaso...

Nacer, morir, sacrificarnos por la humanidad, he ahí los tres factores básicos de la revolución de la conciencia. Disolución del yo, transmutación de las energías creadoras, amor desinteresado, este es el triple sendero de la vida recta...

Algunos hermanos gnósticos nos han escrito pidiéndonos una didáctica para la disolución del yo.

La mejor didáctica para la disolución del yo se halla en la vida práctica. Intensamente vivida. La convivencia es un espejo maravilloso donde el yo se puede contemplar de cuerpo entero, la relación con nuestros semejantes permite que los defectos escondidos en el fondo del subconsciente afloren espontáneamente, surgen por que el subconsciente nos traiciona y si estamos en alerta percepción los vemos tal cual son en sí mismos...

La mejor alegría para el estudiante definido está en el descubrimiento de sus defectos...

Defecto descubierto, puede ser comprendido y eliminado. Cuando descubrimos algún defecto, debemos verlo en escena como quien está viendo cine, pero sin justificar ni condenar...

No es suficiente comprender intelectualmente el defecto descubierto; se hace necesario sumergirnos en profunda meditación interior para atrapar el defecto en los otros niveles de la mente...

La mente tiene muchos niveles y profundidades y mientras no hayamos comprendido un defecto en todos los niveles de la mente, éste continúa existiendo como demonio tentador en el fondo de nuestro subconsciente...

Cuando un defecto es íntegramente comprendido en todos los niveles de la mente, puede ser eliminado apelando al aspecto femenino de nuestro ser. El poder flamígero de Dios-Madre reduce a polvareda cósmica las falsas creaciones que atormentan nuestra psiquis y personifican nuestros propios defectos...

Así es como vamos muriendo de instante en instante. Así es como vamos estableciendo dentro de nosotros un centro de conciencia permanente...

Dentro de todo ser humano que no se halle en último estado de degeneración, existe el Budhata, el principio Búdhico interior, el material psíquico o materia prima para fabricar eso que se llama alma...

El yo pluralizado gasta torpemente dicho material psíquico en explosiones atómicas absurdas de envidia, codicia, odios, celos, fornicaciones, apegos, vanidades, etc.

El yo pluralizado va muriendo de instante en instante, el material psíquico se va acumulando dentro de nosotros mismo, convirtiéndose en un centro permanente de conciencia.

Así es como vamos individualizándonos poco a poco. Des-egoitizándonos nos individualizamos para posteriormente sobre-individualizarnos...

 El trabajo de disolución del yo es algo muy serio.

Necesitamos estudiarnos a sí mismos profundamente en todos los niveles de la mente. El yo es tiempo, el yo es memoria, el yo es un libro de muchos tomos.

Necesitamos estudiar nuestros pensamientos, emociones, acciones de instante en instante sin justificar ni condenar. Necesitamos comprender íntegramente en todas las profundidades de la mente todos y cada uno de nuestros defectos.


Recopilación de frases del M. Samael Aun Weor














 

LOS 4 PILARES

APARTADOS de interés