Cómo el estrés hace que enfermemos

Está claramente demostrado que los cambios que el estrés provoca en nuestro organismo son los principales responsables del origen y desarrollo de un importante número de enfermedades.


El investigador norteamericano Walter Bradford Cannon empleó en 1929 el término estrés para referirse a la reacción fisiológica, de adaptación del organismo, causada por la percepción de situaciones adversas o amenazantes. El organismo inicia en situaciones de estrés la llamada reacción de âluchaâ o âhuidaâ (âfight or flightâ, descargando hormonas que lo preparan para la lucha o para huir de la situación de peligro. 


También introdujo el concepto de que unos niveles críticos de estrés podrían debilitar los mecanismos homeostáticos del sistema nervioso y la descarga de adrenalina por la glándula suprarrenal.


El término homeostasis procede del griego homoios = similar y statis = posición, como un conjunto de procesos fisiológicos coordinados que mantienen el medio interno del organismo y permiten adaptarse al ambiente, por lo que si los mecanismos homeostáticos se debilitan, el organismo pierde su capacidad de adaptación y los cambios externos lo harán enfermar.


Cuando el organismo se siente estresado, sea la persona consciente o no de esta situación, el cerebro, de forma instantánea, estimula las glándulas suprarrenales para que produzcan las hormonas llamadas adrenocorticoides, que entran en nuestro sistema circulatorio y alteran las respuestas del sistema inmune frente a las agresiones externas. De esta forma, nuestro organismo se vuelve más vulnerable a infecciones y a procesos degenerativos. 


Estas hormonas, incluyendo cortisol y adrenalina, inhiben la actividad de los leucocitos, inhiben la producción de linfocitos y el timo, principal glándula de preparación de células defensoras, se hace más pequeño.


Se considera que el organismo pasa por 3 fases en las situaciones de estrés:


·Alarma(lucha o huida)

·Adaptación

·Agotamiento


El estésp one a todo el organismo en una situación desfavorable, ya que son muchos los órganos que se ven afectados en situaciones de estrés. Inicialmente se ven implicados el sistema nervioso y el sistema endocrino, los 2 grandes reguladores del organismo, tanto a nivel mental como físico, y en etapas posteriores también se ven afectados el sistema inmunológico, cardiovascular y gastrointestinal.


Las glándulas suprarrrenales, hiperactivas en situaciones de estrés, producen una gran variedad de hormonas. Como hormonas adrencocorticales más importantes destacan los glucocorticoides cortisol y corticoesterona; los andrógenos DHEA, androstenediona, androstenediol y testosterona; los mineralcorticoides 11-desoxicorticosterona y aldosterona; el progestágeno progesterona y los estrógenos estrona y 17 ß-estradiol. 


El exceso de todas estas hormonas afecta a la salud digestiva, a la eliminación de líquidos y toxinas del organismo y a laf ertilidad, entre otras funciones del organismo.


Las situaciones de estrés en algunas ocasiones son evitables y predecibles, pero en otras no se pueden afrontar de forma saludable, y es necesario apoyar al organismo para que no se vea debilitado y llegue a enfermar o se resienta de patologías latentes.


En los últimos años, en respuesta a este mal tan extendido en las sociedades desarrolladas como es el estrés, la medicina ortomolecular y la fitoterapia han buscado respuestas naturales para proteger al organismo de esta situación de peligro